viernes, 11 de mayo de 2012

El reto de aprender a convivir


EL RETO DE APRENDER A CONVIVIR
“El hombre es un ser social por naturaleza” (Aristóteles)
Aunque somos seres sociales por naturaleza, necesitamos aprender a convivir para lograr que nuestra sociedad sea justa, igualitaria, democrática, pacífica y respetuosa de la dignidad humana.
Aprendemos a convivir si ponemos en práctica:
§  Valores
§  Actitudes de respeto a la dignidad humana
§  Si somos tolerantes
§  Respetamos la diversidad
§  Respetamos los acuerdos y reglas
§  Si cooperamos y participamos
§  Si somos solidarios y ayudamos a los que nos necesitan

Aspectos de la convivencia que enriquecen a las personas
La convivencia humana nos ayuda a construir nuestra identidad y nuestra perspectiva del mundo (por medio del contacto con los demás).
Esta convivencia se enriquece por medio de:
§  El conocimiento mutuo
§  La interdependencia
§  La comunicación
§  La creatividad
§  El trabajo


El conflicto como elemento inherente a la convivencia
Es natural que surjan conflictos cuando dos o más personas o grupos tienen objetivos o intereses diferentes y hasta incompatibles, en virtud de que viven de acuerdo con sus valores y ejercen su derecho a expresarse libremente.
Es inevitable que surja un conflicto, pero qué debemos hacer antes del conflicto, manejarlo y resolverlo.
§  Antes de que surja el conflicto:
·         Reconocer que tenemos diferentes ideas y puntos de vista
·         Entender lo que sienten, piensan y valoran los demás
·         Tener clara nuestra perspectiva e incorporar a ella la de los demás.
§  Cuando surge el conflicto:
·         Identificar las personas involucradas
·         Identificar las perspectivas, intereses, necesidades y valores que están chocando y cuáles tienen en común.
§  Para resolver el conflicto:
·         Expresar el conflicto de manera que los involucrados estén de acuerdo
·         Identificar posibles soluciones basadas en la dignidad, justicia y solidaridad
·         Identificar quién pierde o gana con cada solución
·         Identificar factores que limitan o pueden facilitar la solución
·         Aplicar posibles soluciones

Relaciones de autoridad, fuerza, poder e influencia entre las personas y grupos

Para comprender la dinámica de los conflictos es necesario reconocer que estos se determinan por la actuación de quienes
tienen poder para  imponer sus decisiones.

  • Poder: se ejerce poder cuando se cuenta con la facultad de tomar decisiones que afectan a otras personas y de imponer estas decisiones aún en contra de la voluntad de los afectados.
  • Autoridad: es la facultad de que tiene una persona dentro de un grupo para dar órdenes, persuadir para que se cumplan y se realicen acciones que se consideran necesarias para beneficio de ese grupo.
  • Fuerza: es el conjunto de medios utilizados para hacer cumplir decisiones, acuerdos o leyes.
  • Influencia: en el ámbito social, ciertas personas o grupos tienen la posibilidad de orientar las percepciones de la población  en un sentido determinado y, de esta manera, apoyar las decisiones de las autoridades y figuras de poder.

Perspectiva de los adolescentes ante las figuras de autoridad:

La adolescencia se caracteriza por una tendencia a tomar distancia de la familia y figuras de autoridad.  Esto se debe a la necesidad de autonomía y construir su identidad.
La rebeldía, la necesidad de replantear los límites y el fortalecimiento del pensamiento crítico colocan a la mayoría de los adolescentes en una posición crítica o de enfrentamiento con las figuras de autoridad.

Los adolescentes que respetan la autoridad tienen distintos motivos para hacerlo:
·         Para evitar un castigo o conseguir un premio
·         Porque desean ser considerados como buenas personas
Los respetan por convicción (las consideran justas

No hay comentarios:

Publicar un comentario